Barreras de seguridad electrónicas

Un sistema de seguridad puede incorporar desde una única cámara de vigilancia hasta una completa combinación de dispositivos integrados. Entre los diferentes dispositivos a implementar se encuentran las barreras de seguridad electrónica.

Forman parte de los sistemas de protección perimetral, y su propósito fundamental es el resguardo y protección de las personas y los espacio contra incidente, delitos, accesos no autorizados o hechos vandálicos.

Se consideran especialmente útiles para la protección de áreas exteriores como en el caso de las alarmas para fincas y brindan ventajas importantes sobre otros dispositivos. Por lo tanto, es importante conocer el funcionamiento básico y en qué consiste este sistema de seguridad con barreras.

¿Qué son las barreras de seguridad?

Comúnmente denominadas barreras infrarrojas, es un sistema que permite la detección de intrusos, basado en tecnología de luces infrarrojas. Conformados por una fuente de emisión y una de recepción para cada haz de luz; están programados para emitir una señal de alerta cuando el haz es interrumpido o alterado.

componentes de un sistema de protección perimetral eletrónica
La instalación de barreras de seguridad o barreras infrarrojas permite la detección de intrusos haciendo uso de la tecnología infrarroja, imperceptible por el ojo humano.

Los rayos infrarrojos no son detectables a simple vista, lo que aumenta su efectividad de detección. Con la posibilidad de abarcar una gran longitud, constituyen un muro invisible de detección ante el paso de personas, objetos o animales.

La alarma puede ser auditiva como medio de disuasión de intrusos, o bien una señal silenciosa hacia una estación central de seguridad, que activará los mecanismos de verificación y el protocolo de seguridad que corresponda sin que el intruso se entere de que ha sido detectado.

Tipos de Barreras infrarrojas

El sistema de emisión infrarrojo es estándar y la tecnología no varía mucho entre modelos. Las diferencias más notables entre un sistema u otro se basará, por lo general, en la cantidad de haces de luz que incluya la barrera y el alcance de cada uno de ellos.

Al considerar el modo de transmisión de la señal de alarma hacia la estación central de seguridad, encontraremos barreras electrónicas de conexión inalámbrica y barreras con transmisión a través de cableado.

Por otro lado, tomando en consideración la fuente de energía que se emplee para su funcionamiento, podemos encontrar barreras de seguridad solares y barreras de seguridad con suministro eléctrico.

La elección de un tipo particular de barrera infrarroja dependerá entonces de las características del terreno, el tamaño del área perimetral que se desea proteger, el acceso a las fuentes de energía y los elementos particulares que se deseen detectar.

De ese modo podremos determinar la conveniencia de una barrera solar o eléctrica, de 1 ó hasta 12 haces de luz, y cuantos pares de sensores serán requeridos dependiendo del alcance de los mismo y de la cantidad de haces necesarios.

Ventajas de uso de las barreras de seguridad electrónicas

La seguridad de áreas exteriores es una actividad que requiere la incorporación de elementos con determinadas características físicas, que garanticen la durabilidad y efectividad del sistema.

Entre las principales ventajas de los sistemas de detección con barreras infrarrojas podemos mencionar:

Detección temprana de intrusos

Una de sus ventajas más importantes es que permite la detección prematura de intentos de intrusión, alertando de inmediato ante la ruptura del haz infrarrojo. Las alertas silenciosas hacen posible el proceso de verificación antes de emprender cualquier acción.

Una vez verificada la intrusión, se podrán emprender las medidas necesarias para la aprehensión del intruso incluso antes de que éste note que ha sido detectado.

Además, esta holgura temporal permite a las personas tomar las medidas de protección personal y activar los planes de verificación y contingencia con suficiente tiempo para minimizar la acción del intruso detectado.

Flexibilidad y modularidad

Bastaría con determinar el área a proteger debido a la posibilidad de instalar los transmisores sobre diferentes superficies; incluyendo pendientes, sótanos, balcones, azoteas o encima de muros y paredes.

La posibilidad de determinar la ubicación de los emisores, también permite personalizar el área de protección; para complementar la seguridad de espacios que colinden con muros u otras construcciones.

Amplia resistencia a condiciones climáticas

Como en toda actividad, los dispositivos usados en exteriores deben estar diseñados para resistir condiciones climáticas extremas. Temperaturas muy bajas o altas, lluvia, granizo e incluso las vibraciones por el tránsito de personas, animales e incluso vehículos.

Los sistemas de barreras infrarrojas están diseñados en materiales de alta resistencia y durabilidad; característica requerida para garantizar su efectividad continua en los procesos de detección.

Sistema de protección contra vandalismo

De forma similar a la protección contra las condiciones climáticas, el diseño y los materiales de los emisores está altamente probado contra impactos, intento de incineración y apertura. Los transmisores están fabricados en metal con cubiertas de policarbonato de alta resistencia.

Por otro lado, incorpora sensores anti sabotajes, que detecta y emite una alerta a la estación central ante algún intento de apertura o manipulación de los transmisores.

Amplia zona de cobertura

Dependiendo del alcance del transmisor infrarrojo, cada barrera de seguridad puede cubrir una longitud de entre 10 hasta 120 metros. Esta característica ofrece ventajas significativas sobre otros medios de detección de menor alcance.

Además, para la protección de extensas áreas o edificaciones de envergadura; serán necesarias muchas menos barreras. A diferencia de otros elementos que requerirán un mayor número de sensores para cubrir un área similar.

Consideraciones finales

Es importante considerar que las barreras de seguridad de tecnología infrarroja en ningún momento representan un medio de impedimento para el acceso de intrusos; su objetivo es únicamente de detección inmediata del intento o intrusión en proceso.

Permite detectar discretamente a los intrusos, generando una posición ventajosa para el personal de vigilancia y seguridad. Sin embargo, su uso debe estar integrado a otros sistemas como cámaras de vigilancia y alarmas para maximizar su efectividad.

En el mercado, existe una amplia disponibilidad de kits de protección infrarroja, los cuales incluyen un cierto número de sensores configurados para 4 o más canales (haces) infrarrojos por cada sensor y diseñados para edificaciones estándar.

En el caso de requerimientos especiales de protección perimetral, la implementación de barreras electrónicas debe ser supervisada y ejecutada por técnicos expertos en sistemas de seguridad; garantizando su correcta instalación y funcionamiento.

La asesoría de expertos, también permitirá determinar, el tipo correcto de barreras infrarrojas según las características del área a proteger, las condiciones del terreno y los estándares de instalación adecuados.

La importancia de la protección perimetral, radica en las ventajas operativas que ofrece para los equipos de seguridad. Constituyen una línea de previsión y defensa ante situaciones que pudieran representar algún riesgo o peligro posterior.

Como sistema complementario a la protección en el interior de edificaciones y otras áreas. La instalación de sistemas de protección perimetral basados en barreras de seguridad electrónicas, son consideradas entre las alternativas más efectivas y rentables.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar