Grados de seguridad en alarmas

Los sistemas de alarma y seguridad para comercios están regulados, según una serie de pautas de obligatorio cumplimiento, lo cual garantiza la eficiencia de los mismos y permite, en ciertos casos la activación de protocolos de seguridad que involucran cuerpos de seguridad pública.

En cuanto a alarmas se refiere, la norma define diferentes clasificaciones a las cuales se les asigna un grado, que corresponde directamente al nivel de seguridad que involucra como sistema integral y determinará los dispositivos que deben incorporarse en el mismo.

La clasificación de alarmas por grado de seguridad, según un determinado nivel de riesgo para cada negocio, permite estandarizar la protección y eliminar puntos débiles dentro de un circuito comercial conformado por variedad de negocios.

Entonces, según cada tipo de espacio y considerando las actividades que se desarrollen en el mismo, tendremos un grado de alarma adecuado y con características particulares e indispensables que lo identifican.

Alarmas según el grado de seguridad

Dentro del territorio español rigen órdenes ministeriales bajo las cuales se categorizan los sistemas de seguridad según cuatro grados, que ordenados de forma creciente indican el nivel de riesgo bajo los cuales operan y que se describen a continuación:

  • Grado 1: corresponde a sistemas de seguridad para protección ante situaciones bajo riesgo. Estos deben incluir alarmas visuales y acústicas cuyo objetivo es alertar a las personas sobre situaciones de riesgo o peligro. Las alertas funcionan únicamente a nivel interno; es decir, no requieren estar conectadas a salas de control principal.
  • Grado 2: comprenden los sistemas de seguridad dispuestos para detectar situaciones de riesgo bajo a medio. Se emplea comúnmente en pequeños locales y es el indicado para la protección de viviendas. Requiere que el sistema esté conectado una estación de control principal y se recomienda incorporar sistema de monitorización y verificación por vídeo.
  • Grado 3: esta clasificación rige sobre locales comerciales, industriales y negocios expuestos a riesgos de seguridad de tipo medio o alto. Requiere la conexión del sistema de alarma a una sala de control que permita activar el protocolo de seguridad y alertar a los cuerpos de seguridad. En esta categoría es obligatorio el uso de cámaras de vigilancia con registros verificables.
  • Grado 4: incluye los sistemas de seguridad para edificaciones de alto riesgo debido a la naturaleza de sus actividades o al tipo de materiales que almacenan; como instalaciones de seguridad militar, resguardo de valores, manipulación y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas; entre otras. Requiere de forma obligatoria la conexión a una sala de control central para gestionar la mitigación de incidentes.

Alarmas de grado 3 para tiendas y comercios

Las alarmas de grado 3; consideradas de uso obligatorio para comercios y negocios de ciertos ramos comerciales; tienen como propósito estandarizar los niveles de seguridad comercial.

componentes de un sistema de protección perimetral eletrónica
A la hora de planificar la instalación de un sistema de seguridad para un comercio o empresa, es necesario tener en consideración los diferentes grados de seguridad en los que se clasifican.

Por lo tanto, un local comercial que requiera cumplir con la disposición obligatoria debe considerar que el sistema de alarma a instalar cumpla con los siguientes parámetros:

  • Debe tener protección contra enmascaramiento de detectores o inhibidores de frecuencia; es decir que su acción detectora no pueda ser neutralizada.
  • Incorporar de forma obligatoria circuito cerrado de televisión (CCTV) o cámaras de vigilancia.
  • Debe estar obligatoriamente conectado a una sala central de recepción y gestión de alarmas.
  • Debe incorporar al menos dos vías de transmisión para la señal receptora de la alarma (al menos GPRS y vía telefónica)

En cuanto a las áreas comerciales bajo las cuales rige esta normativa dentro del territorio español ¹, se encuentran aquellos negocios dedicados a las actividades de: compra y venta de joyas y metales preciosos, estaciones de servicio y gasolineras, empresas de apuestas y azar, entidades bancarias y crediticias, galerías de antigüedades, arte y museos, farmacias y empresas de seguridad y traslado de valores.

Consideraciones finales

Cuando estamos comprometidos con la seguridad de las personas, los bienes y los negocios recurrimos sin dudar a los sistemas de seguridad. Sin importar si queremos proteger nuestra casa, nuestro negocio o determinado espacio común, estos sistemas brindan alternativas efectivas y rentables.

Aunque algunos sistemas de seguridad brindan soluciones específicas adaptadas a nuestras necesidades en el hogar o a las características de una determinada empresa; las regulaciones de ley dictan las pautas para la selección de los mecanismos de seguridad indispensables para algunas actividades comerciales.

El conocer estas regulaciones, no sólo ayuda al cumplimiento de la norma, sino también a escoger en base a estos requerimientos los dispositivos necesarios; evitando inversiones inadecuadas y la correspondiente pérdida de dinero.

A la hora de escoger equipos para un sistema de seguridad, también será necesario verificar los certificados requeridos por la Unión Europea en cuanto a sistemas de alarma; lo que garantiza el correcto funcionamiento y la usabilidad del sistema a instalar.

Las regulaciones, normas y certificaciones nos permitirán exigir a las empresas de seguridad la implementación de la tecnología adecuada para el resguardo efectivo de nuestros bienes.

Aunque hay condiciones mínimas de funcionalidad en los sistemas de alarmas para ser considerados de un determinado grado; lo más común es que se incorporen varios mecanismos de protección adicionales a los considerados como obligatorios.

Este proceso de optimización permite la instalación de sistemas de alarmas más eficientes y capaces de brindar la mayor cantidad y calidad de información a la hora de resolver determinado incidente, independientemente del grado de seguridad en alarmas requerido.

Referencias

  1. Orden INT/316/2011, de 1 de febrero, sobre funcionamiento de los
    sistemas de alarma en el ámbito de la seguridad privada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar